Qué es el esoterismo

octubre 27, 2008 § 1 comentario

Esotérico viene de la palabra griega ἐσωτερικός, en latín, esotericus. Según nos aclara García Bazán, «Esoterikós es un adjetivo formado sobre un tema en grado comparativo (eiso-ter-ikós) que significa literalmente ‘más adentro’ o ‘interior’ (inter-a [=intus]-ior), del mismo modo que exoterikós quiere decir ‘más afuera’ (exo-ter-ikós) o ‘exterior’ (exter-us-ior)».

En lo esotérico descubrimos simpre una serie de características propias: la existencia de un arcano o secreto que hay que conservar y no divulgar; la trasmisión de ese conocimiento a través de la iniciación (aunque desde Julius Evola se discute seriamente este punto de la regularidad iniciática); la relación entre lo oculto y lo visible; y el respeto y estudio de la Naturaleza, que permite la Magia.

Los estudios histórico-filosóficos demuestran el carácter bicéfalo de todas las enseñanzas tradicionales: Aristóteles escribía obras acroamáticas y exotéricas; los pitagóricos distinguían entre saberes acusmáticos y matemáticos; en la India encontramos las upanisad y parisad; tenemos a Hermes Trismegistos, a Platón, al orfismo,…

La característica común es que son doctrinas privadas, no aptas para todos, que debido a su profundidad requieren una regularidad iniciática para su transmisión.

René Guénon, considerando la existencia de una Tradición Primordial de la que el mundo actual sería una degradación, afirma que todas las ramas esotéricas de todas las religiones aspiran a ella, en un movimiento que tiende a lo sincrético de forma natural. Así, para él, las tres religiones de Libro (Judaísmo, Islamismo y Cristianismo), construidas sobre Abraham, que fue iniciado en los conocimientos de esa Sophia Perennis, se unifican y tienen, al cabo de los siglos, la perfecta representación de la unión de los tres esoterismos (Cábala, Sufismo y Gnosticismo, respectivamente) en la Orden del Temple.

Los elementos constitutivos de esta afirmación son, respondiendo a las tres religiones, tres. Más adelante pasaremos a analizar la relación del Temple con cada uno de ellos, pero primero vamos a discernir qué son exactamente.

1. La Cábala

Del hebreo, קבלה  o qabbālāh, «recibir», se refiere a las escrituras posteriores a las mosaicas y es la principal corriente del misticismo judío. En esencia, es el análisis del Árbol de la Vida, tradición que interpreta y da sentido a las Sagradas Escrituras. Es decir, todos los conocimientos recibidos (se excluye el Pentateuco). Sus obras más importantes son el Libro de la Creación o de la Formación (Séfer Yetzirá) y el Zohar («Esplendor»).

Dice el Libro de la Creación que ésta tiene tres atributos: el número, el verbo y la escritura, pero siendo la Palabra el único órgano de acción del Espíritu. Se forma una relación triangular en la que la Palabra ocupa el vértice superior.

Hay dos cábalas especulativas, la simbólica y la dogmática. La primera analiza las Sagradas Escrituras a través de la Gematría (sistema numérico. De aquí procede la relación entre Cábala y Numerología), Notaricón (sistema de acrósticos) y Temurá (que se sirve de la trasposición de letras y palabras). La dogmática busca sentidos ocultos en las escrituras.

Al fin y al cabo, se trata de una «ciencia» que nos dará un manual explicativo sobre el mecanismo del mundo y sobre cómo intervenir en él. La forma de hacerlo es volviendo a ser el Hombre del Paraíso y, de ahí, ascender el Árbol de la Vida, con sus diez esferas (hay que pasar por nueve Sefirots, hasta la Corona, a la que se llega por la Sabiduría y el Entendimiento) y sus veintidós caminos, que se corresponden con las veintidós letras del alfabeto hebreo.

2. El Sufismo

El sufí (según la RAE, del árabe ṣūfī, derivado de ṣūf, lana, por ser de ella sus hábitos), es el seguidor del esoterismo islámico. Se toma como Camino del Corazón y su objetivo es Dios. Aunque se han dado numerosas definiciones, atendiendo a lo que cada cual entiende por él, podemos concretar, con el místico iranio Algazel (siglos XI y XII), que es la cumbre de todas las ciencias islámicas (la filosofía islámica –falsafa-, la jurisprudencia –fiqh-, la teología –kalām-, la cosmovisión –‘aqida– y la exégesis coránica –tafsir-), un camino de Conocimiento y una vía práctica y experimental. Es decir, un proceso en el que los conocimientos y los estados del alma deben ser saboreados (dawq) y experimentados para conocer a Dios en todas sus manifestaciones: en el universo, en las criaturas, en los seres humanos y sobre todo en la propia alma (nafs), depositaria del secreto (sirr) del Espíritu (ruh).

El sufismo fue definido por el Dr. Javad Nurbakhsh en ¿Qué es el sufismo? como «un camino hacia la Realidad Absoluta, cuya fuerza motivante es el amor, y los medios que se aplican son el continuo recuerdo de Dios (zekr) y la vida en un estado de estabilidad en cualquier circunstancia; el objetivo de este camino es Dios».

En él, el faqir (pobreza espiritual) se convierte en morid, discípulo, de un morãd o maestro espiritual. Al entrar en los círculos sufíes se considera que el aprendiz nace de nuevo, pues la iniciación es un segundo nacimiento. Antes de ello deberá estar en la primera etapa de la Tariqat, la escuela de espiritualidad, un máximo de entre siete y doce años en los que aprenderá a tener fe absoluta en su maestro y a purificar su espíritu.

Hay cuatro estapas de purificación en el sufismo: Tajlieh, o liberación del ego, Taylieh, o pulimento, Tahlieh, u ornamentación, y Faná, o la aniquilación del ego.

A continuación tiene lugar la formación en las virtudes, para lo que el discípulo cuenta sus sueños al maestro, que los interpreta y ayuda al morid. Cuando el maestro considera que puede ser iniciado, se le permite el uso del zekr, que es la repetición metódica de una serie de nombres ocultos de Dios.

La Senda culmina con la integración del místico sufí en la comunidad, consiguiendo mantener sus cualidades ascéticas en medio del mundo.

La tradición musulmana identifica el Monte del Templo o Santuario Noble (lugar en el que Abraham ofreció a su hijo en sacrificio y del Primero y Segundo Templo, construido por Salomón, uno, y por los judíos que volvieron del exilio, una vez derruido, otro) como el lugar desde el cual el profeta Mahoma, acompañado por el arcángel san Gabriel, realizó la travesía nocturna hacia el Trono de Dios. Hoy se levantan allí el «santuario más alejado» (masjid al-aksa), la Mezquita de Al-Aqsa, y la Cúpula de la Roca.

3. El Gnosticismo

Gnosticismo es la consecuencia de añadir el sufijo –ismo a gnóstico (del latín gnostĭcus, y este del griego γνωστικός). Según la RAE, se trata de una «Doctrina filosófica y religiosa de los primeros siglos de la Iglesia, mezcla de la cristiana con creencias judaicas y orientales, que se dividió en varias sectas y pretendía tener un conocimiento intuitivo y misterioso de las cosas divinas». Estas creencias orientales son las provenientes de Grecia, Persia, Egipto, Siria, Asia Menor, etcétera, que el gnosticismo (recordemos que al final son los seguidores de la gnosis, el conocimiento absoluto e intuitivo de los misterios) recogió para complementar al Cristianismo, principalmente, durante los primeros siglos después de Cristo.

No estaban estructurados, sino que se trataba de diversas sectas dispersas por Oriente. A ellos se deben infinidad de evangelios apócrifos en los que plasmaban su doctrina. El Libro Secreto de Juan, el Evangelio de Felipe, el Evangelio de Tomás,… El conocimiento de esas verdades trascendentes, trasmitidas a los iniciados, era suficiente para producir la salvación, por lo que no era necesaria la práctica de una moral, tal y como propugnaba la ortodoxia católica.

El gnosticismo, por cierto, se refiere al conocimiento por observación o experiencia, y no al que se adquiere por la reflexión o la ciencia, el racional. Las verdades que trasmiten a sus iniciados serían, entonces, las que Jesús, una vez resucitado pero no ascendido a los cielos, habría revelado a sus discípulos para su conservación y trasmisión. Mientras los ortodoxos imitaban a Cristo y llegaban a Dios por él, los gnósticos buscaban la luz en su interior.

Esta gnosis tenía como eje la dualidad del mundo (sentaron, con el pitagorismo platónico, las bases del maniqueísmo agustiniano), separando materia y espíritu, y calificando a uno como fuente del mal y a otro como perfección.

El mundo sería creado, entonces, por un Demiurgo (Yahvé) malvado nacido del Ser Supremo (Dios), bueno, del que todos participan en cuanto que el alma de cada uno tiene carácter divino. El mundo se estructura en tres partes: Dios, espíritu perfecto, Espíritu Santo; los iniciados, en los que predomina el espíritu; y los demás humanos, en los que predomina la materia.
El cuerpo es malo en tanto que por él penetran los demonios en nosotros. Se llega a acusarlo de «prisión», «cadáver», «demonio devorador» o «compañero indeseable».

Defendían, además, la teoría del Cuerpo aparente de Cristo, porque Dios no pudo hacerse materia. Jesús era espíritu que aparentaba ser materia, tal y como afirmaban los herejes docetistas.

Al fin y a la postre, los gnósticos desaparecieron de forma oficial después del siglo II de nuestra era, aunque algunos grupos, «iglesias», mantuvieron viva esa espiritualidad. El Temple pudo recuperar parte de su modus vivendi, así como diversas órdenes posteriores, pero siempre desde un punto de vista utilitario y desde la Iglesia Católica.

Dado su profundo individualismo y su incapacidad para organizarse en algo más que capillas aldeanas, terminaron siendo absorbidos por una estructura que contaba con el apoyo militar de un Imperio y con la  práctica depuración de los innumerables textos, con lo que el dogma contaba ya con textos oficiales y únicos para todo el pueblo religioso. Los gnósticos, mientras tanto, seguían con distintas teorías y textos sagrados según las iglesias a las que se llegaba. Fue la desorganización y la sana espontaneidad la que destruyó cualquier posibilidad de futuro para los primeros creyentes en Cristo, llamado «el Ungido».

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

§ Una respuesta a Qué es el esoterismo

  • tafsir dice:

    I’m really enjoying the theme/design of your site. Do you ever run into any internet browser compatibility issues?
    A couple of my blog audience have complained about my site not
    working correctly in Explorer but looks great in Chrome. Do you
    have any solutions to help fix this problem?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Qué es el esoterismo en Algaida.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: