Hieródula de la modernidad (I de n)

diciembre 19, 2009 § Deja un comentario

I. La zona gris

Entre 1948 y 1953 Alfred C. Kinsey dio a conocer su Escala de la sexualidad, entre Conducta sexual en el varón y Conducta sexual en la mujer. En ella, se establecía una gradación de la heterosexualidad y la homosexualidad que pueden darse en una misma persona. Con todo, en la escala hay una zona, «área gris», en la que no hay preferencia por ninguno de los dos sexos: la bisexualidad.

Marzo de 2006. Una joven con una breve experiencia de stripper, que acaba de alcanzar la mayoría de edad, se presenta en Los Ángeles con siete mil dólares en el bolsillo ahorrados con un trabajo de camarera que tenía que compatibilizar con las clases de cine, danza e interpretación. Un 2005 intenso, que mereció la pena. Marina estaba grabando al poco tiempo, aún con dieciocho años, Fashionistas 2, con el todopoderoso Rocco Sifredi. Pero Marina no era una pornstar más. Después de sorprenderle con un garganta profunda, mientras le practicaba la felatio, le pidió que le diera un puñetazo en la barriga. Y todo, porque «el sexo duro puede ser doloroso, pero ese es el punto ideal, cuando las endorfinas te golpean y se siente mucho mejor. Por eso, algunas veces necesitas un choque extra». Rocco, cobarde, no se lo dio.

La general dureza de sus escenas (que no caen en su lista de tabúes: simulaciones de violación, que eyaculen dentro de su vagina, que la penetren con los dedos, golpes en los pechos, coprofilia, zoofilia y uso de niños), pretende huir con cierto giro burlesco del ridículo softcore, tan criticado por ella, tan alejado de la realidad, tan falso.

Estaba ya en escena Sasha Grey, el nombre que eligió tras descartar Anna Karina. Como la mujer de Godard, sí. Después hablaremos de sus gustos. De momento, el nombre: Sasha lo cogió de Sascha Konietzko, histórico líder de la banda de rock industrial KMFDM. Y Grey… De la «grey area» de la que hablaba Kinsey y de El retrato de Dorian Gray, conocida obra de Oscar Wilde.

¡Dios mío, habla de Sasha Grey, la actriz de cine «adulto»! Sí, gazmoños movidos a escándalo. Pero no me interesan tanto sus dotes interpretativas como la cosmovisión que le permite vivir en ese mundo sin intranquilizarse una nonada. Parece claro que, con las preferencias culturales que hemos podido atisbar, no es una desgraciada víctima que sólo encuentra salida a su vida en el cine guarro. «No abusaron de mí sexualmente. No consumo drogas. Los actos que realizo son siempre consensuales. Soy una mujer que cree firmemente en lo que hace –ya es hora de que nuestra sociedad comprenda que la gente “normal” (sobre todo mujeres) disfruta con el sexo perverso».

Sabe que la idea de la sociedad es que las mujeres como ella son víctimas. La doctora Barry, autora de La esclavitud sexual de la mujer, llega al extremo de afirmar que es imposible la prostitución voluntaria, que las pornógrafas son siempre el resultado de un ardid masculino para mantenerlas bajo el yugo. Las feministas, como ella, pintan la sexualización de la mujer como violación encubierta. Las muy bestias.

Es cierto que atrás dejaba un padre drogadicto separado de su madre, pero no es algo insuperable. Duro, sí, y por eso pasó la secundaria a caballo entre cuatro institutos. Pero su pasión por el «sexo perverso» es algo que viene de atrás. Con dieciséis años tuvo su primer contacto con el sexo. A los pocos meses, su novio le pidió poder abofetearle y ella accedió, siempre que fuese recíproco. Relación «consensual». Lo reconoce: «soy una pervertida».

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Hieródula de la modernidad (I de n) en Algaida.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: