Retazos: los esclavos felices de la libertad

febrero 24, 2012 § 6 comentarios

«”No más pintores, no más literatura, no más músicos, no más escultores (…). Basta ya de todas esas imbecilidades, no más nada, Nada, Nada, Nada”, grita Aragon, echando espumarajos de rabia nihilista por la boca, mientras Paul Éluard se envilece escribiendo su Oda a Stalin, Picasso hace lo propio pintando el retrato del tirano, y André Breton llama en su Manifiesto del surrealismo a realizar “el acto surrealista más simple (…): empuñar un revólver y salir a la calle, disparando al azar, cuanto más mejor, sobre la multitud”, una multitud que habría dejado de ir en góndola por el Gran Canal de Venecia si se hubiera realizado el proyecto de Marinetti de recubrirlo con hormigón y convertirlo en autopista, justificada aspiración si se cree, como creía el autor del Manifiesto futurista, que “un automóvil de carreras es más hermoso que La victoria de Samotracia” y lo que se impone es por consiguiente “demoler los museos, las bibliotecas y las academias”.
»Jamás se había desatado una rabia parecida. Jamás había caído sobre el mundo semejante furor de destrucción -semejante “furor iconoclasta”».

[Javier Ruiz Portella, Los esclavos felices de la libertad (Áltera, 2011). Otro párrafo, este menos importante: «Todo sea para que, disfrazándose de pobres, los señoritos de mierda puedan creerse que forman parte del pueblo, ese pueblo cuyas gentes, cuando aún no eran dócil masa aborregada, cuando aún sabían lo que significan las cosas como el honor y la dignidad -“pobres pero honrados”, decía mi abuela-, hacían todo lo imaginable por vestirse de la forma más elegante que podían. Y si no lo lograban, si los remiendos ya no daban para más, se vestían de la forma más digna, más pulcra, que podían».]

Anuncios

Etiquetado:, ,

§ 6 respuestas a Retazos: los esclavos felices de la libertad

  • Gracias por la cita. Un saludo… mientras afrontamos el caos.

    • X dice:

      A usted por su obra (escritos, editorial, revista).

      • ¿Y por qué Algaida no envía nada a la revista, salvo (tengo un barrunto, pero me puedo equivocar) si ya lo hubiera enviado?

      • X dice:

        No, no he enviado nunca nada aunque haya deseado hacerlo desde que la descubrí, allá por el tercer número. Lo haré, descuide. Muchas gracias.

      • Me alegro de que mi barrunto no fuera cierto. Ello significa que, aparte de los amigos, ya son dos las personas a las que les gustan esos dichosos “Esclavos”… De lo que, en cambio, no me alegro es de haber tardado tanto tiempo en conocerle. Pero todo se arreglará, y si acaso se incumpliera su promesa de arreglarlo, se arreglaría incoando un procedimiento de expropiación forzosa. Hay cosas admirables en su Blog (que los puristas llaman Bitácora). Por ejemplo, el texto acerca de Drieu.

      • X dice:

        Agradezco sus comentarios. Iré preparando algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Retazos: los esclavos felices de la libertad en Algaida.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: