Los amores perdidos (3)

febrero 29, 2012 § Deja un comentario

También podría haber prolongado más allá de otro verano, de éste hace más de cuatro, el flirteo con la primera la lista de Beatrices que se han cruzado conmigo. Ésta encabeza dos letanías, de hecho: el de beatrices y el de vecinas. De las primeras van tres y de las segundas, cuatro. Espero no proseguir, empero, con ninguna de ellas. Ambas traen problemas. Se parecía aquélla a una famosa cantante del momento, de la que hoy por cierto no se oye nada. Así es la gloria contemporánea, fugaz, insípida y pasajera. Con ella estoy seguro que las cosas no hubieran avanzado. Su carácter no cuajaba con el mío y las maneras familiares me eran, desde luego, ajenas del todo. En cualquier caso, habríamos pasado un año empalagoso, formativo y utilitario, pero la ruptura sobrevino sibilina e inevitable. Habría merecido la pena, no cabe dudarlo, aunque fuese por conocer con más puntualidad la extravagante psicología mujeril. He ahí el sentido de muchas de las relaciones que vemos paseando, inocentes y embelesadas, por los parques en otoño: aprender. Porque en primavera todo es pasional; en verano, cuando los sentidos acompañan los delirios, voluptuoso; pero en invierno hay más sinceridad al ser todo más hogareño y crudo. Es en la gélida estación cuando se demuestra el funcionamiento de un amorío. Ahora, cuando reviso estas líneas para lanzarlas por fin a la Acracia de las Letras, da la casualidad de que me crucé con ella hace tres o cuatro días. Sigue siendo guapa y lista; tiene novio. Vade retro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Los amores perdidos (3) en Algaida.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: