Vargas Llosa no va desnudo [Dragó en El Mundo]

abril 30, 2012 § Deja un comentario

TODO LO contrario, pero en su último libro (La civilización del espectáculo, Alfaguara) se atreve a proclamar con simultáneo esprit de finesse y de géometrie -¡la cultura va en pelotas!- lo que cualquier persona dotada de sentido común piensa, pero no dice, en lo concerniente a la barbarie artística y pedagógica de nuestra época. ¡Poderoso caballero es el chantaje ejercido por el discurso de valores dominantes! Mario se enfrenta a él con arrojo de Tirant lo Blanch, hidalguía de Quijote que arremete contra las aspas del multiculturalismo y auctoritas patrum de senador de la literatura.

Ya sé que muy pocos lectores (y ojalá me equivoque, pues no son verdugos, sino víctimas) entenderán los latinajos y palabrejas en galiparla esgrimidos en el párrafo anterior. Sobre eso, precisamente, reflexiona el autor en su espléndido ensayo. Quod erat demonstrandum -más latín- habría dicho, en griego, el filósofo que sentó las bases de la Lógica. No diré su nombre. Averígüelo no Vargas, que ya lo sabe, sino ese improbable lector de mi columna al que los vigentes planes de estudio han arrebatado la enseñanza de las humanidades. Sin ellas es imposible acceder a lo que los atenienses llamaban paideia. Más griego. Recurro a él no por pedantería, sino por fastidiar y cargar la suerte sobre lo que Mario denuncia.
No menos imposible sería la intentona de comprimir en la estrechez de esta columna el contenido de una obra en la que hay casi tantas ideas, todas sugestivas, y tantos argumentos, todos convincentes, como líneas. Tengo yo la costumbre, de sobra conocida por quienes siguen mis programas de televisión, de marcar con un post-it de colorines las páginas de los libros en las que previamente he subrayado con lápiz de fosforito lo que me parece digno de atención.

Pues bien: nada menos que 113 banderines de enganche adornan esta vez un libro que tiene 228 páginas, 12 de las cuales lo son de guardas, respeto, índice, reconocimientos y biografía del autor. Eso significa -echen cuentas- que no hay en La civilización del espectáculo ni una sola página, puesto que cada post-it se refiere a dos, en la que no exista, a mi juicio, algo que señalar. No hay precedentes. Nunca, antes, había yo banderilleado un libro con tanta y tan admirativa saña. Suscribo todo lo que en él se dice.

«Bueno es recordar» -escribió Machado- «las palabras viejas / que han de volver a sonar». Agradezco, Mario, que te hayas atrevido a pronunciarlas.

[Fernando Sánchez Dragó en El Mundo, El lobo feroz (30.IV.2012).]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Vargas Llosa no va desnudo [Dragó en El Mundo] en Algaida.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: