La maldad nace la supresión hipócrita del gozo

junio 2, 2012 § 1 comentario

¡Nastenka, no me torture! ¡No me desgarre el corazón! ¡No me mate!
Dostoievski, Las noches blancas.

Consecuencia de mi deslumbramiento con L. M. Panero y toda su poesía oscura y filopunk, a lo largo de 2011 me inspiré en uno de sus poemas -«La maldad nace de la supresión hipócrita del gozo»- para trazar un círculo pictórico-musical con el que hacer terapia y arrancarme las espinas venenosas de un amor contemplativo que estaba destrozándome. Con el derribo que hice en el blog hace unos meses se perdieron aquellos cinco ejercicios de conjugación estética. Anoche, mientras recogía una flor roja de una maceta de la Gran Vía granadina y me la colocaba en el bolsillo de la camisa, pensé en Ella e imaginé el reflejo de los pétalos en la lámina epiescleral de sus ojos, formando una olorosa cruz de san Andrés. Enseguida recordé estos conjuntos y se me ocurrió editarlos juntos, suponiendo que al verlos formar un solo cuerpo adquirirían todo el sentido que quise darles en su momento. No sé si lo he logrado, pero juntos quedan.

[DESCARGAR]

Hace falta una lectura crítica de Las noches blancas de Dostoievski -proceso en el que se pasará del enamoramiento de Nastenka al odio a todo lo que representa- para comprender el espíritu que retrata Comando Suzie en su canción «Amor Idiota», cuando anuncia que «se buscan idiotas / para enamorarse de ti /…/ se buscan personas vacías / para enamorarse de ti». Alzando la vista de los accidentes cotidianos nos topamos con «la conversión forzada de las mujeres en mojigatas, gazmoñas y nuevas monjas, o en lesbianas, [que] es una forma de biopolítica, esto es, de injerencia del Estado en la vida sentimental, amorosa y sexual de las personas». Lo dice el anarco-comunista Félix Rodrigo Mora. En el bullicioso siglo XIX el Cervantes ruso tuvo la agudeza de desnudar a la nueva mujer, esa que buscan las vanguardias feministas y que desaparece del mapa erótico y amoroso para quedar recluída en una jaula de oro. Suprimiendo de paso todo instinto sexual en el hombre y queriendo invertir el diagnóstico freudiano para que haya miedo a la castración en el hombre y envidia de pene en la mujer. Quiero sumarme a la denuncia.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , ,

§ Una respuesta a La maldad nace la supresión hipócrita del gozo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La maldad nace la supresión hipócrita del gozo en Algaida.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: