Un misósofo en la tele [Dragó en El Mundo]

junio 4, 2012 § 1 comentario

REPORTAJE brutal el que ayer publicó EL MUNDO a cuento de los toros de lidia ejecutados en los mataderos. El sedicente filósofo Mosterín, caudillo de los tauricidas, va a salirse con la suya. ¿Lo vieron el otro día en El Gran Debate? Parecía un poseso. ¡Las barbaridades que soltó! Yo, de ser Jordi González, habría llamado a los loqueros para que lo redujesen e inmovilizasen con una camisa de fuerza. Dijo que en toda Europa se celebraban hasta hace poco corridas similares a las españolas en cosos idénticos a los nuestros, pero que las prohibieron; sostuvo sin pestañear la asombrosa teoría de que los toros bravos son tan mansos como los corderos (los chistas, aseguró, y acuden a lamerte la mano); propuso que las dehesas -su superficie global en hectáreas equivale a todo el suelo de la Comunidad de Madrid- se transformen en parques naturales a cargo del contribuyente; y llamó, por último, asesinos -¡Criminales, criminales!, aullaba con espumarajos en la boca- a diez millones de aficionados.

¿Filósofo, esto es, hombre que ama la sabiduría? ¡Venga ya! Más bien misósofo (persona que la odia), pues todo lo que dijo rezumaba nesciencia.

«Castilla miserable, ayer dominadora, / envuelta en sus harapos, desprecia cuanto ignora». Sustitúyase el topónimo por el nombre del ecocida. ¿Sabrá éste, en su cerrilismo, que fue Machado quien escribió esos versos?

Lo que, al parecer, no sabe es que el ganado de lidia procede del llamado tronco ibérico, exclusivo de la Península, aunque exportado a América, y que, por lo tanto, mal puede haber surgido tauromaquia alguna en otras partes de Europa, excepto en la Camarga y la Vasconia francesa, por motivos que cualquier párvulo (incluyendo a los desdichados alumnos del misósofo) conoce.

Tampoco le vendría mal al ignaro echar una ojeada al tumbaburros, expresión que en lo relativo a él sola se alaba, y así se enteraría de que crimen es, en español, sinónimo de asesinato y de que asesino sólo es quien mata a una o varias personas -personas, o sea, individuos de la especie humana- con premeditación y alevosía o por dinero.

El misósofo, según creo haber leído, reconoce que nunca ha visto una corrida, lo que no le impide pontificar sobre ellas. ¡Fantástico ejemplo de dignidad docente! Cuesta trabajo creer que semejante energúmeno haya sido catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Barcelona. Sí, sí, como lo oyen: de Lógica y de Ciencia. Así nos va.

[Fernando Sánchez Dragó, «El lobo feroz», El Mundo (4.VI.2012). Publico sus artículos por la dejación de funciones de su webmaster.]

Anuncios

§ Una respuesta a Un misósofo en la tele [Dragó en El Mundo]

  • Jose dice:

    ¡Qué triste!
    es comprobar lo poco que sirve ser culto
    pensar con las tripas y hablar con el culo
    apegarse a las ideas y no buscar la verdad.

    ¡Qué pareja!
    Dragó y Mosterín, Mosterín y Dragó
    el uno que no deja de interrumpir en televisión
    y el otro que tergiversa y exagera a discreción

    ¡Qué españoles!
    ¡Qué humanos!
    ¡Olé!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Un misósofo en la tele [Dragó en El Mundo] en Algaida.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: