Libertad y comercio [Jiménez Losantos sobre Escohotado]

junio 19, 2012 § Deja un comentario

[Hoy era el gran día. Escohotado en el Juan de Mariana. Y me llega la noticia de que ha anunciado la publicación del tercer tomo de su otra (la principal es la de las drogas) gran obra: Los enemigos del comercio. No muchos serán conscientes de la importancia de su trabajo. Por eso se me ha ocurrido recuperar un artículo de Losantos sobre el libro, firmado en El Mundo el 14 de octubre de 2011. Y ya está.]

EN SU OBRA Los enemigos del comercio. Historia de las ideas sobre la propiedad privada (Espasa), Antonio Escohotado explica cómo la libertad de comercio ha tenido y tiene enemigos implacables, hasta el punto de que, después de la libertad religiosa y la sexual, tan ligada a ella, no ha habido otra tan perseguida. Cuenta Escohotado que cuando preparaba ese libro lo deslumbró esta frase de Carl Menger: «Lo antiguo y primigenio es el monopolio. El primer efecto de una competencia es que ninguno de los agentes económicos pueda extraer ventajas de destruir o retirar de la circulación parte de sus mercancías o de los medios productivos (…) Estimulado por esa competencia, el número de las mercancías crece y se abarata, quedando asegurado con mayor plenitud el abastecimiento de la sociedad entera». Pero luego recuerda que esa misma época se publicó El Capital de Marx (añado El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, de Engels) disfraces científicos de la propensión a extirpar la propiedad de vidas y haciendas. El éxito de Marx es el de la tiranía y su vigencia en los medios y las aulas ilustra otra gran frase, de Revel: «De todas las fuerzas que mueven al mundo, la más importante es la mentira».

La Comunidad de Madrid ha anunciado la liberalización del comercio, tanto en materia de horarios como de las infinitas trabas administrativas para abrir negocios, base de la corrupción política. La de Aguirre es seguramente la iniciativa política y económica liberal más importante desde que Cánovas se declaró proteccionista, allá por 1898, y no faltarán ahora enemigos del comercio e ideólogos liberticidas que glosarán las delicias medievales de la miseria y lo atroz de la prosperidad. Eso sí, escudándose en el pequeño comercio. Y no lo hacen en nombre del empleo -como los luditas que destruían las primeras máquinas de la revolución industrial- porque con cinco millones de parados, entre ellos un 42% de jóvenes, resulta un tanto impopular. Cuanto más atrás volvemos la vista, más fácil es comprobar que Croce tenía razón al hablar de la Historia como hazaña de la Libertad. Coherentemente, Aguirre pidió también ayer devolver las competencias sobre Justicia al Estado central, porque la experiencia demuestra que transferirla a las autonomías ha encarecido pero no mejorado ese servicio esencial. Y sin ley no hay propiedad, ni comercio, ni libertad individual. O, sea, civilización.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Libertad y comercio [Jiménez Losantos sobre Escohotado] en Algaida.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: