Corrupción

febrero 6, 2013 § 2 comentarios

No sé a ustedes. Sé que mis sentimientos políticos a veces no están con los de la mayoría. Pero me aburre lo de la corrupción. Cuando veo que hay quien sale a la calle -en rebaño, siempre camuflados en la estulticia de las masas- a rodear sedes de partidos y rajarse las vestiduras porque unos señores se han llevado crudo no sé cuánto dinero de las arcas públicas, pienso que estoy rodeado de idiotas. Contraviniendo sus costumbres, podrían hacer un maldito esfuerzo por una vez y pasar de rajarse las vestiduras a rajarse las tripas, porque son insoportables.

Los muy cretinos lloriquean en público después de llevar toda una vida soportando sobre sus hombros las miserias de un régimen que lleva desmoronándose desde que se constituyó. Como si esto pudiera haber acabado de otra forma. Como si fuese un escándalo que un listillo se lleva a Suiza veinte o treinta millones de dinero público sin pasar por la caja de Hacienda.

Os lo merecéis. Nos lo merecemos. Y la culpa, la primera y más grande, es de nuestros padres. Que con su imbecilidad y, en el mejor de los casos, su ingenuidad punible, permitieron que esto se convirtiera en un corral lleno de cerdos ambiciosos a los que no podía contenerse porque sería atentar contra esa quimera llamada democracia. Pero sobre todo, en un corral donde el Estado puede esquilmar a sus ciudadanos sin que un lunático que sube los impuestos y se gasta lo recaudado en, maldita sea la gracia, subvencionar la primera mamarrachada se le cruza por delante, sea ejecutado en la plaza pública.

Lo vergonzoso no es que estén robando dinero público, sino que ese dinero nos lo han robado primero a nosotros para gastarlo en chorradas criminales. Han actuado con inmunidad durante décadas vaciando nuestros bolsillos, normalmente con el aplauso de las muchedumbres siempre agradecidas al pan y al circo, y ahora nos sorprendemos porque han recogido las migajas. Se las merecen por la audacia de engañar a cuarenta millones de paletos ovinos que no saben preparar nudos de horca.

Anuncios

§ 2 respuestas a Corrupción

  • Sito dice:

    Chapeau!

    ¿No hemos ni siquiera votado un par de veces y qué nos encontramos? Un estado inviable territorialmente, altamente endeudado en el presente con el dinero del futuro, recorte del bienestar y prestaciones básicas, ninguna de las instituciones funciona como debería o está altamente politizada y desprestigiada, un 50% de paro, trabajos con sueldos miserables y cuasi-explotación, remuneraciones por debajo de nuestra cualificación, empleo precario, imposibilidad de independizarse y formar una familiar, falta de confianza y valoración en los jóvenes y en su emprendimiento y dirección, y en un porcentaje muy alto necesidad de emigrar. Si este año esto no mejora, de los 4 puntos necesarios para ser un Estado fallido, 3 podrían cumplirse.

    O se le pone el Estado patas arriba y se hace medianamente bien como una democracia que se precie o se manda a tomar por culo este engendro del que se han tirado 30 años chupándose la polla con la Transición y que ha resultado ser un auténtico fraude.

    Un abrazo Luis! Tus últimos post me gustaron bastante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Corrupción en Algaida.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: