José Antonio

febrero 24, 2013 § Deja un comentario

Nunca he ocultado mis querencias joseantonianas, aunque es cierto que desde mi salida de un partido azul mahón y mi alternancia con los grupúsculos tercerposicionistas me decanté más por Ledesma Ramos como consumación del socialismo en España -tomando demasiado en serio la carta que le mandó Montero Díaz-, pose política que me trajo más problemas que si hubiese permanecido en el aquelarre esteticista y nostálgico del vejestorio falangista.

Aquí hablan de esas cosas. No con toda la profundidad que podrían, pero hablan unos personajes a los que merece la pena escuchar. Hoy me he reconciliado con José Antonio porque, abandonando la grandiosidad filosófica de Ramiro por incompatibilidad política, puedo volver la cabeza y admirar la ética joseantoniana sin tener que asumir sus principios políticos. Falange como un vacío ideológico. Como cosmovisión desprendida de la política.

José Antonio, presente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo José Antonio en Algaida.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: