I Premio Seberg de Poesía. La votación

mayo 19, 2013 § 1 comentario

PREMIO SEBERG 3

Cerrado el plazo el pasado 15 de mayo, ya están disponibles los poemas para que procedan a su votación.

Muchas gracias a los siete por participar.

Y suerte.

AQUÍ LOS POEMAS

.

.

I Premio Seberg de poesía

abril 13, 2013 § Deja un comentario

PREMIO SEBERG 2

Se convoca el I Premio Seberg de Poesía. El tema es libre, el formato es libre, la extensión es libre, la elección es libre. Es decir, se publicarán todos los poemas recibidos en esta misma página y serán los lectores quienes, con sus comentarios y su libre crítica, desconociendo el nombre de los autores, elijan el poema ganador.

El premio consistirá en una lata de la desaparecida Fanta de Piña, vendida en España en 1997. Como es evidente, salvo para algunos fetichistas, el valor del premio es nulo. La idea es que se participe no por el premio (como ocurre en la mayoría de los premios literarios), sino por el mero placer de producir una miniatura artística y someterla al veredicto de quienes, con mejor o peor criterio, son sus lectores.

Para participar, sólo hace falta enviar un poema antes del 15 de mayo al correo ducadodealgaida [@] yahoo.es.

Hasta entonces.

Adiós (y cierre)

noviembre 18, 2011 Comentarios desactivados en Adiós (y cierre)

Digo adiós; y punto. Mis razones tengo. Otros quehaceres, otras trincheras, otros mundos. Eso de Pessoa, del genio Pessoa, del irrepetible Pessoa, del guía Pessoa: «¡Viajar! ¡Perder países! / ¡Ser otro constantemente, / por el alma no tener raíces / y vivir viendo solamente!». Ni tengo opción, ni la quiero. Adiós, digo, y punto.
Pero esta disolución del yo, esta amputación de mi alma errante, no me dejaría satisfecho si no hiciera antes una breve antología de lo que aquí, en esta morada personalísima y cordial –cordial de corazón-, ha publicado mi heterónimo, el Ilustre Luys de A… Él lo merece; usted, lector ducho en lances y pacientísimo, también. Hela aquí, para descargar con libertad mientras subsista este islote ante las embestidas salvajes del oceánico olvido: « Leer el resto de esta entrada »

Bienvenido

marzo 1, 2008 § Deja un comentario

Bienvenido viajero, acabas de entrar en tierra libre. Pasa y acomódate, puedes quedarte tanto como quieras. No te prometo nada, pero cumpliré siempre.

Mandan los cánones que en primer lugar se haga un introito en el que se expongan las razones que impulsan al autor a realizar la obra que a continuación viene y se explique su argumento. Pocas son las cosas que tengo claras al comenzar aquí, en este ágora cibernético. Solo sé que será un espacio para la producción artística, el pensamiento libre y el descanso diario. Será como los salones en los que uno se acomoda al terminar la jornada, con una chimenea al fondo crepitando a cada instante y una luz tenue que deja ver, pero no observar.

¿Por qué escribir? Entre otras cosas, porque no me gusta la televisión, me aburre y desespera. Pocos son los programas que puedo ver sin que crezca en mi interior un sentimiento de misantropía atroz. Pero esta no es razón suficiente. Hay varias teorías para explicar el por qué de ser escritor: cuando el ego no cabe en el yo, cuando se quiere enseñar, cuando se quiere aprender, y por pura, simple y llana vocación artística. Que cada cual escoja la suya.

Daré espacio en Algaida a cuanto me parezca interesante y relevante para construir un ars vivendi. Ya lo he dicho antes: pensamiento y cultura. La vida es un camino, y esta será una de las etapas que yo realice. Uno de los dos lemas de casa es Per Aspera Ad Astra, por las dificultades hacia las estrellas. Aparece en los paquetes de Pall Mall y en no sé qué sitio más, perdonen mi desconocimiento del tema. Del Hic et Nunc hablaré otro día.

Iba a poner una serie de enlaces a otras páginas, pero he considerado que estos nos definen de tal forma que mejor será dejarlo para más adelante. Pido que se le dé carácter performativo a mis palabras y que solo se me juzgue conforme a lo que digo y hago, no según a quienes enlazo.

Para terminar esta introito, no me resisto a traer una cita del capítulo IX de Así habló Zaratustra. Son unas palabras que, mutatis mutandis, hago mías:

«Una luz ha aparecido en mi horizonte: compañeros de viaje necesito, compañeros vivos, no compañeros muertos ni cadáveres, a los cuales llevo conmigo adonde quiero.
»Compañeros de viaje vivos es lo que yo necesito, que me sigan porque quieren seguirse a sí mismos e ir adonde yo quiero ir.
»Una luz ha aparecido en mi horizonte: ¡no hable al pueblo Zaratustra, sino a compañeros de viaje! ¡Zaratustra no debe convertirse en pastor y perro de un rebaño!
»Para incitar a muchos a apartarse del rebaño, para eso he venido. Pueblo y rebaño se irritarán contra mí: ladrón va a ser llamado por los pastores Zaratustra.
»Digo pastores, pero ellos se llaman a sí mismos los buenos y justos. Digo pastores: pero ellos se llaman a sí mismos los creyentes de la fe ortodoxa.
»¡Ved los buenos y justos! ¿A quién es al que más odian? Al que rompe sus tablas de valores, al quebrantador, al infractor: pero ése es el creador.
»¡Ved los creyentes de todas las creencias! ¿A quién es al que más odian? Al que rompe sus tablas de valores, al quebrantador, al infractor: pero ése es el creador.
»(…)
»Y tú, primer compañero mío, ¡descansa en paz! Bien te he enterrado en tu árbol hueco, bien te he escondido de los lobos. Pero me separo de ti, el tiempo ha pasado. Entre aurora y aurora ha venido a mí una verdad nueva.
No debo ser pastor ni sepulturero. Y ni siquiera voy a volver a hablar con el pueblo nunca; por última vez he hablado a un muerto.
A los creadores, a los cosechadores, a los que celebran fiestas quiero unirme: voy a mostrarles el arco iris y todas las escaleras del superhombre.
»Cantaré mi canción para los eremitas solitarios o en pareja; y a quien todavía tenga oídos para oír cosas inauditas, a ése voy a abrumarle el corazón con mi felicidad».

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Asuntos internos en Algaida.

A %d blogueros les gusta esto: