Iglesia de San Luis

mayo 30, 2013 § 3 comentarios

Foto1074Todo lo que queda de la Iglesia de San Luis, en el alto Albaicín. Erigida parroquial en 1501, fue destruida por un incendio en las revueltas del 9 de noviembre de 1933. En ella se rendía culto al famoso Cristo de la Luz (de la que era devoto San Juan de Dios) y a Santa Isabel de Hungría.

Huelga de basura

enero 11, 2013 § Deja un comentario

En Granada hay huelga de basura. Los señoritos basureros, porque lo son y muy privilegiados, han decidido que ahora no van a trabajar. La causa me da igual: los señoritos basureros están dejando la ciudad hecha unos zorros, con montones de mierda por todas las esquinas y en cada rincón susceptible de ser receptáculo de bolsas sobrantes de los contenedores. Que hagan huelga también me daría igual si estuviésemos en unas condiciones de contratación normales, pero resulta que estos señoritos bien están cobrando una pasta en virtud de una concesión pública a la mafia de Inagra. Concesión que no ha variado desde 1985, año de su fundación.

Digo que no me importaría la huelga. No, porque sería tan sencillo como cambiar de empresa con resolución de contrato por incumplimiento. Es sencillo: estamos pagando un precio y no se está recogiendo la basura. Las huelgas que las vean los trabajadores con su empresario, no conmigo ni con las náuseas que siento al pasear por determinadas calles. Pero ay, ciudadano ingenuo, resulta que hablamos de tasas obligatorias, de contratación obligatoria y de sometimiento obligatorio. No hay más remedio que aceptarlo: el Ayuntamiento gestiona por nosotros lo que quiere. Y como toda Administración, como todo el Estado, después es incapaz de asegurar la prestación de los servicios. Tan inepto es, que tiene un Ejército dispuesto a todo y sólo lo lleva de paseo para humillar a negros de África llevándoles comida.

Todo nos iría mejor si cada asociación vecinal puediera gestionar el tratamiento de sus residuos. Valgan las tablas de aplicación de tasas que usa el Consistorio, pero limítese su alcance al barrio o al distrito. Pocas empresas -desde 1985, sólo una- puede competir por la concesión de limpiar toda una ciudad, pero ya verán lo que pasa cuando los contratos sean para quince o veinte calles. Se pegarán tortas, mejorarán el servicio y las huelgas las harán en sus malditas casas.

La Toma

enero 2, 2013 § Deja un comentario

La_rendición_de_Granada

Dos de enero, día de la Toma de Granada. Saldrán a la calle algunos miles de granadinos para celebrar que en 1492 su ciudad volvió a ser territorio libre, parte de un proyecto inmenso y  una cultura única: la española. Por desgracia, de nuevo saldrán a la calle algunas decenas de indigentes ideológicos a reivindicar la supuesta grandeza de al-Andalus y la lucha contra todo lo que huela a España.

Es una fecha importante porque ese día se culminó la obra de los Reyes Católicos, la reconstrucción de España. Sobran las consideraciones sobre la bondad o no de los reinos árabes en la vieja Hispania; lo cierto es que si no se hubieran producido las Capitulaciones de Granada (absolutamente favorables a los musulmanes gracias a la intermediación de Doña Ysabel de Castilla), hoy Granada estaría a la altura de Marruecos, Argelia y Túnez. Y, por supuesto, España no habría descubierto América porque no habría podido desentenderse de una guerra que estaba ganada cuando le dieron el dinero a Colón. Un estudio algo detallado puede encontrar virtud en los nazaríes, que fueron los últimos y por tanto los más cristianizados por mero contacto político y cultural con el resto de la península, pero jamás podrá encontrar un atisbo de civilización en los genocidas almohades. Sin ir más lejos, la obra señera de al-Andalus (que era la España mora, no Tartessos ni Vandalia ni la Bética), la Alhambra, es una construcción hecha por los nazaríes que huían de los almohades.

Pues bien, los que en la Fiesta de la Toma se dedicarán a intentar reventar el acto popular serán quienes, tras mucho circunloquio georgista y decimonónico, lo que quieren es que Granada sea parte de una resaca moderna de los almohades: Andalucía. Un absurdo inventado por Javier de Burgos y que no ha traído más que desgracias a esta tierra. Una de esas boutades que hacen los políticos para hacer como que hacen algo y que a la postre, con esa tecnocracia pasado por romanticismo faralaes, sirve de excusa para que los andalusistas llamen a refundar la grandeza almohade incorporando entre sus tierras estas que son nuestras. No debe serles muy difícil, tan idiotas somos que hasta hemos cedido en los colores de la bandera de la Junta de Andalucía y se le han puesto los del estandarte almohade.

A los del norte, a los vascos, aragoneses, catalanes, gallegos, asturianos, cántabros o navarros, les resulta muy fácil ser antiespañoles. Allí no hay nada en duda, no se discute la naturaleza identitaria de su tierra ni los genes culturales de su historia. Pero en Granada es vital. Si no es España, es Marruecos. Y ceder en la andalucización -que es aquí es islamización, aunque en la verdadera, la occidental, no lo sea- es ceder espacio para la batalla de las ideas.

El dos de enero hay que estar en Granada y hay que celebrar la Toma. Es un acto de justicia histórica equiparable a la celebración del 4 de julio estadounidense o del 14 de julio francés. Granada, sustancia isabelina e hija de Castilla, se lo merece.

A los analfabetos andalusistas

junio 13, 2012 § Deja un comentario

En la entrada sobre la fiesta del Corpus Christi en Granada introduje una mención a los «queridos analfabetos andalusistas». Como quiera que ese artículo se publicó en El Manifiesto y que en esa edición hubo un señor se quejaba de que «no nos aclara a los analfabetos,aquello de que Grana´,fue´ antes cristiana que mora» [SIC], me ha parecido oportuno realizar algunas aclaraciones al respecto.

1

Al referirme a los «andalusistas» estoy cambiando conscientemente la grafía de la etiqueta utilizada por los nacionalistas de la Bética. En un artículo sobre la desgraciada fiesta del 28-F, lo definí como «superación ideológica del andalucismo, tomando al-Ándalus como referente, y no la Andaluzia cristiana o la Vandalia gótica». Lo cierto es que el andalusismo considera España como Dar al-Islam y no hablan en ningún momento de proselitismo islamista, propaganda musulmana o divulgación árabe, conceptos que parecen una broma frente a la realidad: la reconquista.

No hace falta rebuscar entre las distintas facciones del socialismo andalucista para toparnos con los ideólogos de la (re)islamización de España. Basta ir a la Unión Democrática Ceutí, la Coalición por Melilla o ciertos eurodiputados melillenses de IU. Incluso el PSOE, con la Fundación Legado Andalusí, actúa de salvaguarda de los ideales andalusistas según los cuales España tiene una raíz musulmana que debe recuperar como parte de su identidad.

2

Utilizando el argumento de que hay que retomar la religión o la cultura anterior, hay que recordar a los andalusistas, a los andalucistas y a todos los analfabetos que estén convencidos -por ceguera voluntaria o por alienación- de que al-Andalus es la época de esplendor y verdadera fragua de la Bética y la Penibética, que Granada fue cristiana antes que musulmana.

Porque en ella se celebró en el siglo IV el primer concilio católico de Hispania, el del Elvira, en la que participó una veintena de obispos de la Bética.

Porque si no hubiese sido así los musulmanes no habrían construído en el Albaicín la Mezquita de los Conversos, primera que los Reyes Católicos consagraron al entrar en 1492 y que desde entonces está bajo la advocación de San Juan de los Reyes.

Porque lo demuestra el santoral premusulmán, de donde se extraen personajes nada insignificantes como San Torcuato de Guadix o San Cecilio de Granada.

Porque la epigrafía nos da sobrados ejemplos de las construcciones cristianas en la Granada visigótica, como la que había en la Alhambra en la que se hablaba de tres iglesias principales en la ciudad construídas por el noble Gundiliuva dedicadas a San Esteban, San Juan Bautista y San Vicente.

Porque los cronistas árabes y judíos, como Ibn al-Jatib o el moro Rasis, dan cuenta de la conquista en la que arrebataron tierras a los cristianos.

3

Las pruebas de eventos, personajes, edificios y costumbres, así como las palabras de los implicados, parecen demostrar que Granada, efectivamente, fue cristiana antes que musulmana. Por más que fastidie a los adalides del andalusismo más analfabeto.

Dedico estas palabras a Yehuda ibn Tibón (1120-1190) -«médico, filósofo, poeta»-, que huyó de Granada perseguido por los genocidas almohades.

Vale.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Granada en Algaida.

A %d blogueros les gusta esto: